Es bastante frecuente que incluso cuando tenemos un objetivo o meta clara, al dar el paso a la acción nos encontremos con resistencias, bloqueos o abandonos al poco tiempo. Esto puede ser debido a la manera que visualizamos o enfocamos el objetivoSi enfocamos el objetivo como “cambio radical”, es decir, para conseguir el fin propuesto tenemos que llevar a cabo cambios de hábitos, actitudes o comportamientos de una manera rápida y brusca “YA”, así, probablemente fracasaremos en el intento. Por ejemplo; si tenemos el objetivo de ponernos en forma y te planteas a partir de mañana correr todos los días una hora, cuando hace años que no prácticas deporte, es casi seguro que abandones al poco tiempo.
Desde mi punto de vista, enfrentarse de primeras a retos altos que nos supongan gran dificultad puede ser perjudicial debido a que en caso de fracaso, se puede reforzar la creencia  de que no somos capaces, y por lo tanto generar desmotivación.  Por eso hoy, quería compartir con vosotros un modo para enfrentarse a  la acción “El Metodo Kaizen”. La expresión kaizen viene de las palabras japonesas “Kai”(cambio)  y “Zen” (bueno, positivo, beneficioso) que en su conjunto significa “mejor continua”.Actuar bajo la técnica “Kaizen” supone una estrategia diferente. Consiste en actuar a nivel de pequeñas acciones, que no supongan apenas esfuerzo ni resistencia, que sean “fáciles” de implementar. Esta técnica persigue que la persona actúe “poco a poco”, pero de un modo constante. Conforme se avanza en la tarea la persona va implicándose más en el objetivo, dedica más tiempo o aumenta su exigencia.

 “Implica actuar poco a poco de manera que el hábito se consolide e ir aumentando gradualmente su complejidad o dificultad”.  

Como dice Bill Marchesin: “El método japonés Kaizen se resume en hacer pequeñas acciones para acercarse a sus objetivos”. Si nos preguntamos el por qué, yo diría que es porques más fácil conseguir los objetivos si los dividimos o descomponemos en pequeñas tareas o mini objetivos, de esta manera será más fácil ir completando las tareas generando en nosotros dosis de satisfacción y motivación, para evitar el desánimo y ver cada vez más cerca la meta. Sigamos con el ejemplo anterior: “Objetivo: ponerse en forma”, si intentas ponerte en forma y convertirte en un deportista en una semana, lo vas a tener difícil! Y además acabar con unas agujetas de caballo! Este comportamiento provocará frustración y desánimo. En cambio si utilizas el método Kaizen, efectuarás solamente un pequeño cambio de comportamiento al día: Comenzarás a correr 5 minutos y  15  minutos caminando los 2 primeros días, luego subes a 10 minutos corriendo y 15 minutos….

 Cabe hacer énfasis en que los principios de kaizen es que es “diario”, “continuo” y “constante” con una visión más bien a medio/largo plazo. Como todo propósito requiere también de compromiso y voluntad de cambio.  Cada viaje comienza con un solo paso y seguir adelante es un precepto inherente a Kaizen.

 

¡Os animo a todos a conseguir vuestros propósitos del 2015 a través de la técnica Kaizen!

take small stepts

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA