Hoy voy a tratar un tema que a veces resulta difícil para muchos “La toma de decisiones”. Como ya sabrán, la toma de decisiones  es el proceso mediante el cual realizamos la elección entre diferentes opciones para resolver diferentes situaciones de la vida (a nivel laboral, familiar, sentimental etc). A lo largo de la vida estamos continuamente tomando decisiones, siempre estamos tomándolas, desde las pequeñas e intranscendentes, hasta las que nos cambian la vida. ¡Vivir es decidirse!

A continuación os muestro los pasos que yo sigo para que este proceso se haga de una forma más fácil y eficaz:

1. Identifica la decisión que vas a tomar – exactamente, ¿qué estás intentando decidir?

2. Enumera todas tus opciones en un papel. Ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Cada elección debe ser pensada de manera independientemente de las otras que tengas.
  • Haz la lista sin juzgar. No juzgues ninguna opción, simplemente escríbelas, no importa lo ridículo que te puedas sentir por algunas de ellas. 

3. Recopila información y datos sobre cada alternativa. Tomar una decisión con la mitad de la información es tomar una decisión a  medias.  

4. Analiza cada opción de forma independiente (sin pensar en las otras).

  • Pregúntate a ti mismo: ¿Realmente quiero hacer esto?  ¿Encaja esta opción como mis prioridades en la vida? Si tienes  las prioridades bien establecidas, esto será fácil. Si no, tomate tiempo adicional con este paso. 
  • Escribe en una hoja los pros y los contras de cada opción. ¡Recuerda! Independientemente de las otras opciones. 

5. Imagina las consecuencias. Puede que no salga exactamente como hemos previsto, pero de esta manera te dará una mejor visión de lo que podría suceder.

6. Observa tus sentimientos. Escribe los sentimientos que te nacen por cada una de las opciones. Si te resulta difícil sentir algo por alguna de las opciones, entonces probablemente no vale la pena poner atención sobre ellas.

7. Pon una nota a cada opción analizada según el previo análisis. 

8. Elije una opción. Debes sentirte bien contigo mismo y con lo que quieres. Esto fortalecerá la  confianza en ti mismo y en tu identidad. 

9. Registra tu decisión. Que se convierta parte de ti. Desecha las otras opciones, dejar que se alejen.  No des marcha atrás. Sigue adelante hacia tu decisión final. 

10. Comprométete con tu decisión y llévala a cabo!

Pues como puedes ver, son unos sencillos pasos que llevados a cabo ordenadamente hace que la toma de decisiones se convierta en un proceso más sencillo. ¡¡¡SIIII!!!!

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA