Hoy me gustaría hablaros sobre lo importante que es gestionar nuestro tiempo. ¿Cuántas veces habremos pronunciado la frase “No tengo tiempo para esto o para lo otro…”? Saber gestionar bien nuestro tiempo es una de las claves para el éxito tanto profesional como personal.

He tenido la gran oportunidad de hacerle una entrevista a Ana Apesteguía Armijo, Coach experta en gestión del tiempo y desarrollo personal. Una gran profesional, que no puedo más que recomendar.

Aquí os dejo la entrevista, espero que la disfrutéis y que, sobre todo, le saquéis el mayor provecho posible.

Ana letras

 –          Dime Ana, ¿qué papel juega la gestión del tiempo en los tiempos que vivimos?

Lo cierto es que mucha, puesto que si lo analizamos un poco, nos daremos cuenta de que tiempo y vida es lo mismo.

De hecho, el tiempo no se puede gestionar, siempre es igual y el mismo para todos. Sobre lo único que tenemos poder de decisión es sobre las actividades que vamos a realizar en cada momento. Si simplemente fuéramos conscientes de que cada cosa que hacemos es una decisión personal, de que cada vez que decidimos hacer algo estamos decidiendo no hacer todo lo demás, nos daríamos cuenta de cómo construimos nuestra vida.

Hay una frase que me gusta mucho en este aspecto:

“Lo que hago o no hago hoy define lo que seré o no seré mañana” a lo que podemos añadir: lo que hiciste o no hiciste ayer ha definido lo que eres hoy.

–          El otro día escuche que hay un tiempo cronológico (el del reloj)  y otro subjetivo, ¿Cómo definirías “tiempo”?

El tiempo es complejo, incluso hay científicos que dicen que el tiempo no existe, que es una creación de nuestra mente.

Lo cierto es que a todos nos ha pasado que podemos recordar minutos que nos han parecido eternos y horas que han pasado casi sin darnos cuenta. Esto depende del enlace emocional que hacemos con el momento. No lo vivimos como minutos, lo vivimos como experiencias. Imagínate si decidiéramos llenar nuestro tiempo de más experiencias significativas, entonces nuestra visión del tiempo sería mucho más completa, más llena de VIDA.

 –          ¿Por qué la mayoría de las personas se quejan de la falta de tiempo? ¿cuáles son los principales fallos? ¿Qué nos impide gestionar bien nuestro tiempo?

Estamos en una sociedad en la que tenemos muchas exigencias, queremos hacer muchas cosas y hacerlas bien. Y eso en sí mismo no es un problema, la dificultad radica en que no hemos aprendido a gestionarnos bien a nosotros mismos, que en definitiva es lo que necesitamos y la sensación de no llegar a “todo” nos produce estrés y frustración.

Si nos fijamos en nuestro día a día veremos a cuántas necesidades reales o creadas debemos responder con nuestro limitado tiempo: trabajo, tiempo de descanso, familia (pareja, hijos, padres, hermanos,…), tiempo para la salud (deporte,…), tiempo para los amigos, para estar en contacto con la naturaleza, tiempo de ocio, tiempo para ti mismo (para recargar pilas, reflexionar, meditar…) tiempo para la casa (la compra, la limpieza,…), tiempo para tu perro o tu gato, tiempo para leer, o ver tu serie favorita, tiempo de aprendizaje (un idioma, un curso,…) ¿Sigo?

Ahora añádele los condicionamientos personales que todos tenemos, porque la gestión del tiempo tiene mucho de emocional, mucho de miedos, de creencias, de “qué pensarán si hago, o si no hago…”. De no saber decir que no cuando me piden algo, aunque me aleje de cosas que son más importantes para mí. De hacer las cosas que otros esperan de mi. De que algunos días me puede la desmotivación o la pereza. De que tenga hábitos que matan mi planificación como la procrastinación (posponer lo importante por lo que me apetece ahora aunque no me aporte nada positivo a medio o largo plazo). De que me deje llevar por lo que dice la sociedad…

“La vida es demasiado corta para vivir el sueño de otra persona”

Entonces, con todo este coctel, es imposible conseguir hacerlo todo con un alto nivel de exigencia. Para poder gestionar tu tiempo de forma satisfactoria, es imprescindible que sepas cuáles son tus prioridades, qué quieres conseguir con lo que estás haciendo. De esta forma tendrás un sistema propio para ayudarte a tomar decisiones coherentes contigo mismo y con lo que realmente te hace feliz. Verás cómo disminuye drásticamente tu sensación de estrés y ansiedad.

 –          ¿Cómo puede ser útil el coaching en esta elección de prioridades?

Verás Cova, en mi opinión hay dos aspectos diferentes respecto a cambiar nuestra forma de gestionar el tiempo.

El primer aspecto es un aprendizaje de herramientas.

Hay muchísimas herramientas, programas o aplicaciones que te pueden ayudar a gestionar cómo hacer lo que haces más ordenado, más concentrado y de forma más eficiente.

Estas herramientas se pueden aprender en un curso o investigando un poco por la web (en mi blog propongo varias de ellas http://www.a3coaching.com/category/gestion-del-tiempo-2/#sthash.GmWP7iuU.dpbs).

El segundo aspecto tiene que ver con cada persona, por eso es muy interesante poderlo trabajar a través del coaching.

Esto ya no se aprende en ningún sitio. Necesitas reflexionar sobre lo que realmente es importante para ti en la vida. Sobre lo que realmente merece la pena poner en tu agenda diaria. Cada uno tiene que definirlo de forma individual y llegar a sus propias conclusiones. Esta es la parte más complicada y a la vez más interesante, porque sirve para profundizar en ti mismo, aumenta el auto conocimiento y la consciencia y el bienestar general. Te hace sentir que diriges tu vida y todo se llena de sentido.

Hay una pregunta que suelo hacer a los clientes que vienen a trabajar la gestión del tiempo y que os invito a responder.

“¿Qué te gustaría que dijeran de ti cuando ya no estés? ¿Qué huella quieres dejar a tu alrededor?”

En la respuesta está la clave de lo que es importante para ti. A partir de ahí, teniendo claro esto, decidir en qué acciones vas a invertir tu tiempo es mucho más sencillo.

 –          ¿Cómo podemos administrar nuestro tiempo de una manera más efectiva? ¿nos podrías recomendar algunas pautas a seguir? ¿existen algunas reglas básicas?

Las claves principales para gestionar mejor tu tiempo son:

  1. Tener claro qué es lo que es importante para ti. Marcar tus objetivos. ¿Tener mayor tiempo de calidad con la familia? ¿Aumentar la facturación del negocio? ¿Dedicarte todos los días 30 minutos?
  2. Tomar consciencia de dónde “gastas” tu tiempo. Este ejercicio es esencial. Consiste en saber al 100% a qué le dedicas ahora tu tiempo. Necesitas coger un lápiz y una libreta y anotar las cosas que haces a lo largo de una semana. ¿Dónde se va el tiempo de tu día a día? Este ejercicio nos abre muchísimo la consciencia, porque nos permite saber OBJETIVAMENTE y no a través de sensaciones qué actividades realizas. Lo habitual es que el resultado te sorprenda. Solemos dedicar mucho tiempo a cosas que no son para nada prioritarias en nuestra vida y muy poco a otras que realmente nos importan. Darse cuenta de esto es el primer paso para pasar a la acción.
  3. Planificar, que es lo mismo que pararse a pensar. Dejar de lado el piloto automático y tomarte tiempo suficiente para decidir qué vas a hacer a partir de ahora y dejarlo por escrito. Planificar tu tiempo para que tu vida sea lo que tu quieras. Decidir qué cosas de las que haces ahora vas a eliminar o reducir para dejar tiempo a las que realmente te importan. Yo recomiendo tener como mínimo una planificación semanal y una diaria. Es como tener un plano de ruta al levantarte. Te llena de tranquilidad y paz.
  4. Compromiso y acción. Llevar a cabo los cambios al día a día. Empezar el día sabiendo qué es lo que es importante para ti, es un cambio fundamental a la hora de sentir que llevas las riendas de tu vida, que estás dedicando tu tiempo a lo que realmente quieres.

 –          ¿Cómo podemos afrontar este proceso de cambio? Al fin y al cabo todo esto supondrá modificaciones en nuestra manera de actuar, ¿verdad? ¿Cómo podemos hacer para que se convierta, esta mejora en nuestra gestión del tiempo, en un hábito?

Cuanto más claros tengas los objetivos más fácil será que sientas el beneficio de cambiar. Si el beneficio que identificas es grande, mayor será tu motivación para hacer los cambios que necesitas. Pero para cambiar los hábitos, esa forma de actuar que te acompaña desde hace tantos años, necesitas más que motivación, necesitas compromiso y esfuerzo.

Dicen los neurólogos que se necesita hacer algo de forma diferente durante 21 días seguidos para que tu cerebro lo convierta en un nuevo hábito. Así, por ejemplo, necesitarás un mínimo de 21 días de planificar diariamente para que tu cerebro se empiece a acostumbrar a planificar. Y eso es algo que vas a necesitar cambiar con disciplina y constancia.

Mi consejo es que empieces poco a poco, con uno o dos cambios a la vez, y que cuando esta forma de actuar nueva esté interiorizada comiences con otro cambio. Es más importante hacer pequeños cambios que resistan el paso del tiempo que empezar muy fuerte pero dejarlo en una semana.

–          Alguna cosa más que te gustaría comentarnos o te gustaría hacer hincapié.

Me gustaría invitar a toda la gente que tiene la sensación de falta de tiempo o de pérdida de tiempo a que dedicaran una mañana o una tarde a pararse a pensar y planificar. Es increíble cómo puedes darle la vuelta a temas que llevan tanto tiempo en la cabeza simplemente reflexionando con un papel y un boli, separando el grano de la paja y tomando decisiones concretas.

Y una última reflexión para cualquier ámbito tanto personal como profesional:

“No se trata de esforzarse más, sino de enfocarse en lo importante”

 

Si queréis saber más sobre cómo gestionar vuestro tiempo os invito a visitar la web de Ana Apesteguía Armijo, donde encontrareis una sección dedicada exclusivamente a la “Gestión del tiempo y productividad”

http://www.a3coaching.com