¿Sabéis  que un niño es capaz de reírse hasta 400 veces al día, mientras que un adulto alegre no supera las 100 veces? Dicen además que la media de un adulto se encuentra entre 20 y 30 veces al día ¡Me parece terrible!  ¡Con lo bueno que es reírse!

Hoy os voy a hablar de lo bueno que es reírse y además voy a compartir un vídeo con vosotros que va a ser imposible que no esbocéis una sonrisa! 

“El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses”. Proverbio Japonés

Investigaciones han demostrado que reír aporta un montón de beneficios a nuestra salud, aquí os dejo algunos:

  • Cuando nos reímos ejercitamos nuestro músculos (se dice que con cada carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos).
  • Hace que disminuyamos la presión arterial y las hormonas del estrés.
  • Mejora nuestras comunicaciones con los demás, ¡qué mejor manera de romper el hielo que con una sonrisa! La risa tiene ese poder simpático que nada más verla nos contagian y acabamos sonriendo a los que nos sonríen, además nos ayudan a sentir más empatía y afinidad con las personas.
  • Nos hace más atractivos. Las personas que sonríen resultan muchos más atractivas que las personas serias o con el ceño fruncido.
  • Nos ayuda a sentirnos más felices, ya que la risa genera endorfinas (las sustancias químicas del cerebro conocidas por su efecto de bienestar).
  •  Las carcajadas ayudan a liberar nuestras emociones, ¿A qué todo se ve mejor después de una buena sesión de risas?

Según Sigmund Freud las carcajadas tienen el  poder de liberar al organismo de energía negativa, algo que ha sido científicamente demostrado al descubrir que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír.

“Cada vez que un hombre ríe, añade un par de días a su vida”. Curzio Malaparte 

Yo os animo a reíros lo más que podáis todos los días de vuestra vida. Aquí os dejo algunos consejos para ello:

  • Averigua qué te hace reír. Una vez que lo descubras utiliza esos recursos para reírte con más frecuencia. Por ejemplo: alguna película de humor o serie, leer chistes o libros de humor, ver vídeos de youtube que te haga reír, ir a ver obras de teatro cómicas etc. 
  • Rodéate de gente divertida que te contagien sus risas y buen humor.
  • Trata de ver el lado divertido de las cosas: Aprendamos a reírnos de nosotros mismos, de nuestros defectos y de las diferentes situaciones que se nos presentan en la vida.

 “La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz”: la risa. Mark Twain

Está comprobado científicamente que la risa es contagiosa. Según los estudios, las responsables del efecto contagioso de la risa son las “neuronas espejo”,  las cuales se activan cuando perciben alguna acción que nos resulta agradable de alguien de nuestro alrededor. Nuestro cerebro está preparado para recibir estímulos agradables y de modo automático repetirlos.  Cuando vemos y escuchamos unas risas son estas neuronas las que se activan y nos provocan que nos riamos nosotros también.

¿Nunca os ha pasado de estar con un grupo de personas y contagiaros la risa acabando todos a carcajadas hasta tener dolores  en la barriga?  O ¿cuántas veces habéis escuchado una carcajada y no habéis podido controlar el reíros también?

Aquí os dejo un vídeo de un contagio de risas en el metro, ¡es una pasada! ¡Yo no pude parar de reírme!

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA