Me gustaría empezar mi artículo con una frase de Paulo Coelho la cual, es hoy aún más vigente por los momentos, que por desgracia, nos está tocando vivir: Incluso un camino sinuoso, difícil, nos puede conducir a la meta si no la abandonamos hasta el final

Algunos  pensaréis que es un tópico y algo soñador…..pero sin lugar a dudas es una realidad.

Recuerdo perfectamente la primera vez que me enfrenté a la búsqueda de trabajo en España, acababa de llegar de vivir  y trabajar en el  extranjero,  después de cuatro apasionantes años,  y en España comenzaba la crisis, ¡nunca me había podido imaginar lo que iba a venir después! ¡5 millones de parados! Algo realmente escalofriante….. Si lo hubiera sabido nunca me hubiera vuelto, aunque os puedo decir,  que el enfrentarme a esta crisis me ha ayudado a re- enfocar mis objetivos profesionales y  afrontar las cosas con mucha más fuerza y tesón.

Al principio mi búsqueda se basó en preparar un buen currículum y dejarlo en todas las ofertas/empresas que me parecían interesantes sin más, sin proponerme objetivos de búsqueda. Esto no me resultó nada efectivo, la búsqueda se me hacía  cada vez más y más frustrante al no conseguir ningún resultado satisfactorio. Así que paré, me di un tiempo para pensar, pensar cuál sería la mejor manera de hacer de mi búsqueda lo más efectiva y beneficiosa posible.

Al final, llegué a la conclusión,  de que sin ninguna meta clara que me motivara nunca tendría las fuerzas y seguridad suficiente para enfrentarme a lo que hoy en día es algo tan difícil “encontrar un trabajo que te guste”. Yo soy de las que pienso que la vida es muy corta, e invertir tantas horas en hacer algo que no me satisfaga es algo que no lo encajo con mi manera de ser, yo quiero vivir y disfrutar tanto de mi vida laboral como personal, esa es mi meta.

Después de fijar mi meta y motivaciones, me paré a pensar cómo era yo… qué habilidades tengo, qué se me da bien, cuáles son mis puntos fuertes etc., y a partir de ahí,  tuve mucho más claro lo que quería hacer y  lo que podía  conseguir dentro de mi realidad,  entonces empecé a ver las cosas mucho más claras. Así que me puse en acción. Hice un currículum en el cuál reflejaba exactamente lo que quería transmitir. Me sentí cómoda con él, y eso me dio seguridad. También creé un blog profesional donde hacía más extenso mi perfil, experiencia laboral y formación. Intenté que se diferenciarán del resto de los miles de currículums que se mandan hoy en día. Simplemente que una empresa se parara mirar más tranquilamente mi currículum, por el simple hecho de que era diferente del resto, para mí ya era todo un triunfo.

Gracias a todo esto,  mi actitud empezó a cambiar y me empecé a sentir más optimista, tuve que estudiar para llegar a lo que hoy en día es mi profesión “Coach”. Hay que tener claro que a veces para llegar a ciertas metas hay que hacer otras cosas que nos ayuden a conseguirlas, por ejemplo, si quieres tener una peluquería, primero tendrás que formarte como peluquera.

Para no hacer más extenso el artículo, me gustaría daros algunos humildes consejos que espero que os sirvan de ayuda:

Antes de empezar tú búsqueda de trabajo:

  1.  Fíjate una META!
  2.  Tómate tiempo para conocerte y saber cuáles son tus habilidades, tus puntos fuertes, tus puntos débiles…
  3.  Ten en cuenta tu realidad y posibilidades.
  4.  Haz un Currículum atractivo, diferente,  que refleje exactamente lo que quieres transmitir de ti. VENDETE!  Para eso estudia al mercado al que te diriges, observalo y averigua que perfil buscan.
  5.  Ten una actitud POSITIVA.
  6.  Nunca olvides cuál es tu META, de esta manera encontrarás que todo tiene sentido.