Nuestros valores, nuestro GPS interno

Nuestros valores, nuestro GPS interno

En la expocoaching del año pasado descubrí una herramienta muy buena y potente que hoy quiero compartirla con vosotros. Se trata de unas cartas en las que cada una de ellas representa un valor, como por ejemplo: honestidad, amistad, dinero etc.  El fin de estas cartas es identificar cuáles son nuestros principales valores. Al identificarlos descubrirnos lo que realmente nos importa, ya que los valores son creencias fundamentales que hacen que prefiramos y elijamos unas cosas en lugar de otras, o nos comportemos de una u otra forma. Es decir,  tener claro nuestros valores nos proporciona una pauta de lo que nos importa y lo que rige nuestra vida. Es como si fueran nuestro GPS interno, ya que nos define como personas, de ahí la importancia de identificarlos, priorizarlos y vivir de acuerdo a ellos para llevar una vida más plena y con sentido.

Si vivimos de acuerdo a nuestros valores, vivimos siendo consecuentes con nosotros mismos, sacando a la luz nuestra mejor versión 

Vivir  de forma alineada con nuestros valores es fundamental, ya que si vivimos traicionándolos  sentiremos insatisfacción y no estaremos 100% felices.

Yo os animo a identificar cuáles son vuestros valores principales, priorizarlos y actuar en consecuencia.

Recordemos:

Lo más importante es evolucionar hacia una vida en línea con nuestros propios valores y deseos, sin estar limitados por nuestros propios miedos o por los discursos negativos de los demás  (Laurent Gounelle)

Aquí os dejo esta lista de valores , sin mirarla mucho, escoged 10 valores  que sean prioritarios en este momento de vuestra vida. Después, cuando tengáis esa lista de 10, entre ellos elegid 5, priorizar de esos 5,  colocándolos de mayor a menor importancia. Esos 5 valores representan vuestras prioridades en la vida, ¡Tenerlos muy presentes!

Valores listado BLOG

Nota: hay que tener en cuenta que nuestro sistema de valores van cambiando a lo largo de nuestra vida, así que es bueno ir revisándolos.

Haz que tus emociones jueguen a tu favor

Haz que tus emociones jueguen a tu favor

Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad ( Dr. Daniel Goleman)

¿Cuántas veces nos hemos visto presos de nuestras emociones, reaccionando de forma que luego nos ha llevado al arrepentimiento?  Entonces,  ¿qué podemos hacer? ¿Dejar que nos dominen  y que nos lleven donde ellas quieran? o ¿aprender gestionarlas para actuar como queramos?

Las emociones son impulsos que nos llevan a actuar. Todas son, esencialmente, impulsos a la acción que nos inclinan a un determinado tipo de conducta.

Tenemos dos mentes “una mente que piensa (mente racional)  y otra mente que siente (mente emocional)” estas dos mentes interactúan entre sí para construir lo que es nuestra vida mental, es decir, operan en estrecha colaboración.

No podemos plantearnos vivir sin emociones, las emociones están ahí y siempre estarán. Algunas son de baja intensidad, las cuales no nos afectan casi, pero otras en cambio,  se manifiestan de una manera muy fuerte que hace que nos resulte mucho más difícil controlarlas. Como he dicho anteriormente, no podemos plantearnos vivir sin emociones,  pero lo que sí podemos, es aprender a gestionarlas para que jueguen a nuestro favor.

Gestionarlas no significa anularlas o eliminarlas sino todo lo contrario, es bueno identificarlas, reconocerlas, saber el por qué de su origen, razonar si tienen o no razón de ser, y actuar de forma que no nos jueguen malas pasadas.  Por ejemplo, imaginemos que te sientes muy enfadado y te apetece gritarle a tu jefe barbaridades,  pero  puede que este modo de  expresar tu indignación te acarree consecuencias muy negativas, que si te paras a reflexionar sobre las consecuencias, buscaras otras vías de escape para aliviar el enfado (correr, respirar profundamente, pasear por la naturaleza, etcétera, etcétera… ) y te enfrentarás a esa situación cuando estés más calmado emocionalmente.

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo  (Aristóteles)

Se podría decir que la gestión emocional es un conjunto de habilidades que nos permiten identificar, entender, controlar y modificar (en caso de que fuera necesario) nuestras emociones de forma que consigamos expresarlas de una manera equilibrada. Además también nos permite entender más a las personas y como consecuencia, relacionarnos de una manera más efectiva en la sociedad.

Podemos entrenarnos para manejar nuestras emociones, todo esto lleva su tiempo, pero con práctica y perseverancia es posible.

Aquí os dejo algunos pasos a seguir de cómo podemos actuar ante situaciones en que las emociones nos desbordan y no sabemos controlarlas:

Toma conciencia de tus emocionesEl primer paso para gestionar nuestras emociones es tomar conciencia de que las tenemos. Todo el día estamos experimentado emociones. Lo importante es saber cuáles me están afectando demasiado para no dejarlas permanecer mucho tiempo con nosotros y nos jueguen una mala pasada, actuando arrastrado por ellas.

Identifica las emociones y ETIQUETALAS. Ponle nombre a las emociones que experimentas. Es importante que te acostumbres a detectarlas. Las emociones básicas son: el miedo,  la alegría,  la tristeza,  la rabia, el  amor, el odio y  la sorpresa. Etiquétalas bien para averiguar su origen, de donde nacen…..

Puedo controlar mis pasiones y emociones, si puedo entender su naturaleza (Spinoza)

Acéptalas. Cuando estamos tristes, estamos tristes y ¡no pasa nada! No tenemos por qué negar nuestras emociones, si estás triste o enfadado es muy lícito. Lo bueno es ser consciente de ello y aceptarlo, ya que si no lo aceptamos no lo podremos ver, y si no lo podemos ver, no podremos gestionarlo, y por tanto, no aprenderemos de ello.

Frénalas.  Si ves que la emoción es incontrolable y cada vez te domina más, hay que intentar frenarla para disminuir esa intensidad. ¿Cómo? Pues a través de la respiración profunda, ya que ayuda a aliviar la elevada excitación fisiológica (la respiración es muy importante nos ayuda a salir mucho del estrés), el ejercicio físico, distraerte haciendo otra cosa… Otra manera es a través de cambiar mi mensaje del cuerpo, es decir, el lenguaje de nuestro cuerpo y la emoción están totalmente ligados. Cuando estoy enfadado mi gesto facial cambia y también mis movimientos. Si queremos cambiar nuestra emoción, tenemos que cambiar el mensaje que proyectamos con nuestro cuerpo.  Si cambias la corporalidad inmediatamente la emoción va a cambiar.

Escúchalas. Después párate a escucharlas antes de actuar, por eso es muy importante, que si la emoción en ese momento te está dominando, intenta frenarla para ver las cosas con mayor claridad. Pregúntate  ¿qué mensaje hay detrás de esta emoción? ¿Qué me ha provocado este estado emocional? Toda emoción nos envía un mensaje, escúchala bien para averiguar el por qué real de su aparición.

Actúa en consecuencia mediante la RAZÓN. Ya hemos hecho la parte más importante del camino ya que si no identificamos, aceptamos y escuchamos nuestras emociones no podemos trabajar sobre ellas. Ahora es el turno de pasar a la acción ya que una vez que nos hemos hecho conscientes, podemos tomar la determinación de responder como deseamos. Las emociones pueden llegar a ser muy fuertes. Pero antes de que te dejes llevar por ellas  y reacciones de una manera que te puedas arrepentir, decide como quieres responder.

Aquí es muy importante relativizar, es decir, distinguir cuando algo es verdaderamente importante y cuando no lo es. No se trata de quitarle la importancia a un hecho o situación que realmente la tiene y que nos ha provocado esa emoción, sino de afrontarla con serenidad y  lucidez, y así responder de la manera que nosotros queremos.

Define estrategias de gestiónEl último paso sería que a medida que ya hayas sabido gestionar alguna de tus emociones de una forma satisfactoria, utilices esa manera de actuar ante tal emoción como una estrategia de actuación para el futuro.

¡Os animo a aprender a gestionar vuestras emociones para vivir una vida más satisfactoria!

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

Estableciendo límites

Estableciendo límites

¡Qué tema, el establecer límites con los demás! Esto es algo que a muchos les cuesta muchísimo,  no paro de verlo con mis clientes, pero como todo en la vida se puede aprender y a medida que se va aplicando resulta más y más fácil… además de ganar en salud emocional y bienestar.

Hace ya años cuando me encontraba trabajando en el extranjero,  experimenté un capítulo, al poco de llegar a la empresa, en el que tuve que establecer mis límites de una forma asertiva (os puedo decir que me costó lo suyo, pero me sentí tan bien después!!).  En la empresa donde trabajaba, había una zona en la cual en los descansos podíamos ir a fumar. En uno de esos descansos, me fui a fumar mientras tomaba un café, al poco, llegaron dos compañeros y mientras fumaban se pusieron a hablar en su idioma (el cual no entendía). Pasados unos minutos, uno de ellos se dirigió a mí (en inglés), de una forma muy poco amable, para decirme que me fuera de ahí ya que estaban teniendo una conversación privada. ¡¡Me quedé de piedra!! ¡¡Lo sentí tan injusto!, primero que me hablara de esa manera tan desagradable, y segundo porque no me parecía que yo tuviera que irme de ahí, de la zona de descanso de todos, considerando que si tenían que hablar de algo privado eran ellos los que tendrían que irse a otra parte. Mientras me lo decía , mi cabeza funcionó a mil …mis pensamientos eran “A ver Cova, si te vas con la cabeza baja voy a consentir que siempre me traten así y no me respeten, así que ármate de valor y contesta de manera educada y asertiva”… y le contesté Disculpa pero esta es la zona común para descansar y si tenéis algo de qué hablar en privado lo mejor es que vayáis a otro lado…..ah ! y por cierto, no te olvides que yo no entiendo vuestro idioma..” Así que, ahí me quedé, acabando mi café y mi cigarrillo….Os puedo asegurar que me costó lo suyo, pero luego me sentí tan bien!! ¡Me hice respetar! y si no lo hubiera hecho probablemente hubiera vivido más situaciones parecidas. Nunca más volvió a pasar, de hecho ese compañero a su manera me pidió disculpas. Hoy en día es un gran amigo mío.

Me gusta comparar el establecer los límites con la siguiente historia:

Imagina que vas caminado y te encuentras un árbol repleto de manzanas con una pinta increíble, el árbol no tiene ninguna valla o algo que impida el acceso, entonces te acercas y te comes unas manzanas. Sigues caminando y más adelante te encuentras otro árbol repleto de manzanas rojas, pero esta vez hay una valla que lo protege con un cartel de advertencia de no pasar. Entiendes que si traspasas esa valla habrá una consecuencia.  En el primer árbol al no haber una valla o algo que lo proteja te sentías con la confianza  o con el derecho de cogerlas  y comértelas… 

Con la valla del árbol existe un límite, es una señal de stop que dice NO traspasar esa línea, es decir, determina hasta dónde sí y hasta dónde no.

Lo mismo sucede cuando ponemos límites, ello permite cuidarnos a nosotros mismos y establecer relaciones mucho más sanas.

A todos nos ha pasado alguna vez el no expresar lo que sentimos, aunque nos hayamos sentido dañados, por temor a un enfrentamiento, o sentirnos culpables alguna vez si decimos “no” a alguna petición que consideramos abusiva.  Y yo me pregunto ¿no nos hace más daño el no ser fieles a nosotros mismos, y no respetarnos?   

Una cosa hay que tener muy clara “Como seres humanos tenemos todo el derecho a decidir cómo queremos ser tratados”  y establecer límites es la clave.

Aquí os dejo algunos consejos:

(Modificado del libro, Boundaries: Where You End and I Begin, por Anne Katherine)

  • Cuando identifiques la necesidad de establecer un límite, hazlo con claridad, calma, firmeza y  respeto.
  • Hay que recordar que no somos responsables de la reacción de las otras personas, pero sí somos responsables de comunicar donde están nuestros límites de una forma respetuosa. Si a las personas les molesta, es su problema, no el nuestro.
  • Al principio, es probable que te sientas egoísta (sobre todo cuando sea el caso de decir no), culpable o avergonzado. Hazlo de todos modos, como he dicho anteriormente, como seres humanos tenemos el derecho a cuidar de nosotros mismos y a decidir cómo ser tratados.
  • El establecimiento de límites requiere práctica y determinación. No permitas que la ansiedad o baja autoestima te impida cuidarte a ti mismo. Es precisamente ahí, cuando más lo necesitamos. El establecer nuestros límites nos ayudará a una mejora en nuestro bienestar y autoestima.  
  • Cuando sientas que te han hecho daño es probable que necesitemos establecer algún límite.. Escúchate, determina qué es lo que debes hacer o decir, y luego comunícalo asertivamente.
  • Apóyate en todas aquellas personas que respetan tu derecho a establecer límites y elimina, tanto como puedas, todas aquellas  que no lo hagan.

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

Ahí, fuera de la zona de confort es donde ocurren cosas mágicas

Ahí, fuera de la zona de confort es donde ocurren cosas mágicas

Recuerdo perfectamente estar en aquella estación esperando el autobús que me llevara hasta un pueblo, de difícil acceso,  donde estaba la empresa que me iba a hacer la entrevista de trabajo. Era Diciembre, en Holanda, un frío que te mueres. Era muy temprano por la mañana, llevaba en mi bolsillo una nota con el nombre del pueblo escrito “Wijk bij Duurstede”, aquello no había quien lo pronunciara. Al entrar en el autobús le enseñé la nota al conductor para que me indicara cuando me tenía que bajar, cuando llegué a mi destino el conductor, encantador, me explico el camino que tenía que tomar  y me advirtió que me llevaría unos  15 minutos ya que la empresa se encontraba en la zona industrial del pueblo, a las afueras.

Recuerdo perfectamente ese trayecto caminando, un frío horrible, todavía no había amanecido del todo, estaba oscuro….. me venían pensamientos tipo Pero ¿qué hago yo aquí en medio de la nada yendo a una entrevista de trabajo….? ¿de verdad tengo necesidad de esto?” Estaba nerviosa,  era una entrevista para trabajar de Account Manager para una empresa holandesa, nunca había trabajado como profesional anteriormente, había terminado unas prácticas que estaba realizando ahí  y había decido que mi experiencia en Holanda no había terminado, y me puse a buscar trabajo…. Era mi primera entrevista, os puedo asegurar que la preparé a conciencia: me leí todo lo que encontré sobre la empresa, preparé las posibles preguntas y las respuestas etc. De la entrevista salí muy contenta,  y en seguida me llamaron para comunicarme que todo iba bien pero que tenía que completar mi entrevista con un test  de conocimientos a rellenar  en un tiempo limitado.  Todo salió bien y me contrataron con unos honorarios que no me los esperaba 🙂

Todos los años la empresa se iba a una gran feria del sector a Alemania, y el director quería que recibiera un training intensivo de 5 días y que luego me fuera con ellos a la feria. De esta manera, rápidamente me iba a familiarizar con los productos de la empresa y su forma de trabajar, ¡¡todo un reto para mí!!  Pues os puedo decir, que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida! Finalmente trabaje casi cuatro año con ellos… y no os podéis imaginar la cantidad de experiencias que he vivido y sobre todo, todos los conocimientos y aprendizajes que adquirí!!!

Si no me hubiera decido a dar ese paso, y hubiera vuelto a España después de las prácticas, a mi zona de confort,  no habría vivido el cumulo de experiencias tan fantásticas que me dio esa oportunidad. Nunca habría llegado a saber lo que soy capaz de alcanzar por mí misma, y por supuesto, no sería la persona que soy ahora mismo. Esa experiencia me hizo crecer…

Es ahí, fuera de la zona de confort donde uno crece! Donde uno saca a florecer todo su verdadero potencial, ya que son caminos desconocidos que nos obliga a expandir nuestros límites y ser más de lo que somos e hubiéramos imaginado. ES AHÍ FUERA DONDE OCURREN COSAS INCREÍBLES!

Aquí os dejo un cuento que nos refleja perfectamente lo que quiero transmitiros:

Dos árboles

Una vez, un niño de ocho años que era muy listo para su edad, fue a visitar a su abuelo como hacía cada fin de semana. Esta vez tenía una idea muy interesante en la mente, se había propuesto triunfar en la vida y pensaba hacer todo lo que fuera necesario para lograr ese objetivo.

Su abuelo había sido una persona de éxito por lo que le formuló la siguiente pregunta: Yo, cuando crezca voy a tener mucho éxito. Abuelo, ¿Puedes darme algún consejo sobre cómo alcanzarlo?

El abuelo asintió pero no dijo ni una palabra. Cogió al niño de la mano y fueron a un vivero donde compraba regularmente las plantas. Le dijo que escogiera dos árboles.

Se los llevaron a la casa y se dispusieron a plantarlos en un lugar adecuado. Uno de ellos lo pusieron en el jardín, el otro, en cambio, lo plantaron en una pequeña olla en el interior.

Entonces el abuelo le preguntó a su nieto: ¿Cuál de los dos árboles piensas que va a tener más éxito en el futuro?

Al niño le encantaba este tipo de acertijos, así que se tomó unos minutos para pensarlo y dijo: El árbol de la olla. La razón es que aquí dentro se encuentra protegido y seguro. El de fuera tiene que enfrentarse a elementos externos que pueden dificultar que crezca.

El abuelo se encogió de hombre y dijo: ya veremos.

El tiempo pasó y el abuelo se encargó de cuidar las dos plantas por igual. Un día, el niño ya convertido en adolescente volvió a visitar a su abuelo.

-En realidad nunca contestaste a mi pregunta-le dijo- ¿Cómo puedo tener éxito cuando sea mayor?

El anciano llevo a su nieto a ver los dos árboles, luego le dijo: ¿Cuál es el mayor?

-Pero no tiene sentido-, dijo el adolescente. –Es más grande el de fuera… pero tendría que haber crecido más el otro de dentro ya que ha tenido menos dificultades para hacerlo.

-Sí, pero el riesgo de enfrentarse a desafíos vale la pena-Dijo el abuelo sonriendo. –Si eliges la opción segura nunca vas a crecer. En cambio, los peligros y desafíos hacen que tu único límite pueda ser el cielo.

Si tú tienes el valor de arriesgar y apostar por que realmente crees, puedes tener la certeza de que despertarás tu verdadero potencial y tendrás éxito en aquello que te propongas.

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

¿Necesitas empuje para salir de la fuera de confort? No dudes en contactarme, estaré encantada de ayudarte!

 

 

¿Por qué conformarse con menos?

¿Por qué conformarse con menos?

El sábado pasado acudí a una conferencia de Luis Galindo, en ella, habló sobre algo que me encantó como lo enfocó.   Decía que en la vida no deberíamos ser “tacaños”, es decir, ¿por qué dar/hacer menos si podemos dar/hacer más? Por ejemplo,  utilizando una técnica que uso mucho en mis sesiones de coaching que es dar puntuaciones a diferentes aspectos de nuestra vida en una escala del 1 al 10, imaginemos que podemos estar en forma en un 8 y sólo lo estamos en un 6, o  que podemos dar un 7 de cariño, en un determinado momento, y sólo damos un 5…  Esto no importaría, si estamos felices y contentos con lo que damos/hacemos, pero si no es así, si sabemos que estaríamos mucho mejor y más contentos si dedicáramos más tiempo a estar en forma o a dar más cariño a nuestra madre cuando la veamos por ejemplo, ¿por qué no lo hacemos?  Al fin al cabo,  lo más importante es estar a gusto con nosotros mismos, ¿no os parece? Hay una frase de Nelson Mandela que viene muy al caso:

No podrás vivir con auténtica pasión si te conformas con una vida que es menos de la que eres capaz de vivir

Una manera de darnos cuenta de lo que estamos dando, es prestando atención consciente a  lo que estamos haciendo en  cada momento. Lo importante aquí es ser honestos con nosotros mismos, está en nuestras manos decidir si queremos dar  más o menos en  las cosas que hagamos en la vida.  Si sentimos que pudimos dar/hacer más y nos pesa, hay que reaccionar para mejorar esa puntuación. Recordemos, “Nunca es tarde para esforzarte en ser lo que puedes llegar a ser”

Yo os animo a tomar consciencia de lo que damos en los diferentes aspectos de nuestra vida y subir la nota en todas aquellas que os gustaría! ¡estoy segura que os vais a sentir muchísimo mejor!!

“Conviértete en un héroe anónimo. No seas tacaño con tu vida. Haz las cosas bien aunque no te paguen por ello, aunque no te vean, si lo sabes tú, es más que suficiente.” Luis Galindo

 

¿Quieres subir tu nota en algún aspecto de tu vida y no sabes cómo? No dudes en contactar conmigo, estaré encantada de ayudarte! 🙂

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

 

 

3 “rituales” para despedir el año

3 “rituales” para despedir el año

¡No me lo puedo ni creer! ¡Cómo pasa el tiempo de rápido! ¡mi último post del 2015!.  Siempre que se acercan estás fechas dedico un tiempo a reflexionar y hacer balance. Así que, para despedir el año, os propongo 3 ejercicios/rituales muy sencillos pero a la vez muy potentes. Estoy segura que al finalizarlos os darán una visión mucho más clara de lo vivido este año, tanto de todo lo bueno como de todo lo malo que os haya sucedido, haciendo que nos quedemos con lo bueno, dejemos ir lo malo y proyectemos el nuevo año.

 

  1. “Ritual del collage de las cosas buenas”

Para ello os recomiendo coger un folio y  dividirlo en doce partes, cada parte corresponde a un mes del año.  Reflexionar sobre las cosas buenas que os hayan pasado en cada mes y apuntalarlas. Me gusta que sea de esta forma, ya que nos obligamos a hacer una revisión de TODO EL AÑO,  mes a mes, siendo un error muy común quedarnos solamente con los últimos meses. Si tenéis problemas para recordar tirar de la agenda, fotografías, móvil etc.

 Aquí os dejo algunas preguntas que os podéis hacer:

  • ¿Cuáles han sido los acontecimientos positivos o más importantes de este año?
  • ¿Cuáles han sido los momentos más felices?
  • ¿Cuál ha sido tu mayor éxito profesional/personal de este año?
  • ¿Qué y quiénes se han vuelto importantes?
  • ¿A qué  o quién debes dar gracias por haber conseguido algo durante este año?
  • ¿Has probado nuevas cosas o viajado a nuevos lugares? ¿Te han gustado?
  • ¿Qué has aprendido durante este año?
  • ¿Qué has mejorado y qué te has esforzado en mejorar?….

Después, hacer un collage (con fotografías propias u otras que representen lo vivido) recordando TODO lo bueno que os haya sucedido a lo largo del año. Una vez finalizado, agradecer por todo lo bueno y  felicitaros por lo que hayáis conseguido!.

Una buena idea sería tener nuestra propia carpeta/álbum con nuestros collages anuales. Estoy segura, que dentro de unos años cuando miremos nuestros collages esbozaremos sonrisas recordando todas las cosas tan buenas que nos han estado sucediendo a lo largo de los años.

 

  1. “Ritual de soltar y dejar ir”

Este es un ritual que suelo hacer con mis primas (las voy a echar de menos este año L). Consiste en lo siguiente; Coger un papel y escribir todas las cosas que queráis dejar atrás, en el año 2015, tales como; emociones negativas, malos hábitos, situaciones dolorosas, relaciones tóxicas…El día 31 diciembre , cerca de las 12:00 de la noche, quemar ese papel para representar la liberación. Este ejercicio tiene como finalidad dejar ir todo lo malo para poder empezar el año más ligeros de peso.

 

  1. “Ritual de proyección del nuevo año”

Este ejercicio sirve para ordenar nuestras prioridades y canalizar nuestra energía en aquello que nos importa y queremos conseguir. Aquí lo ideal es que reflexionemos sobre las diferentes áreas de nuestra vida y escribamos todo aquello que nos gustaría lograr para el próximo año, como por ejemplo: hacer más deporte, cambiar de trabajo, aprender otro idioma, dejar de fumar,  etc. Es decir, proyectémonos, imaginémonos de aquí a un año ¿cómo te gustaría verte? ¿Qué cosas habrás conseguido?

Para que sea más efectivo recomiendo lo siguiente:

  • Coger la hoja donde hayáis escrito vuestros propósitos y guardarla en la cartera, leer vuestros propósitos al menos 1  vez al día.
  • Haceros con un calendario del 2016 y elegir la fecha para empezar cada uno de vuestros objetivos. Aquí es importante que no empieces más de 2 propósitos a la vez.  Yo recomiendo usar un calendario que tengas a la vista diariamente, así cuando vayan pasando los días o meses verás cuando te toca empezar un propósito u otro.
  •  ¡Recuerda! Divide los objetivos en mini-objetivos, esto hará que sea más fácil. Aquí os dejo el post donde hablo sobre esto.  http://covabertrand.com/utiliza-la-tecnica-kaizen-para-afrontar-tus-propositos-del-2015/

 

Os deseo que despidáis el 2015 lo mejor posible y deis la bienvenida al 2016 con mucha fuerza e ilusión! ¡¡¡os deseo un 2016 maravilloso!! Recordar que nuestra actitud es clave para que las cosas sucedan.

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

Rodéate de personas que saquen lo mejor de ti y marca límites con las otras

Rodéate de personas que saquen lo mejor de ti y marca límites con las otras

A todos nos ha pasado conocer personas que sacan lo mejor de nosotros; nuestra mejor esencia, nuestra mejor cara, nuestros mejores sentimientos…  Estar a su lado es una maravilla, ya que nos abrimos sin tapujos, el trato es natural y sin complicaciones.  No es fácil encontrarlas, pero cuando pasa, se convierten en nuestros grandes aliados. Hablo de esas personas que nos aceptan tal y como somos, con nuestros defectos y virtudes, que al estar a su lado se minimizan nuestros defectos y se aumentan nuestras virtudes, esas que hacen que uno sea más valiente y optimista, esas que nos dicen verdades como puños de tal modo que no nos lo tomamos mal, sino como algo a tener en consideración, esas que no nos juzgan y nos comprenden, esas que nos animan a perseguir nuestros sueños porque creen en nosotros, esas que hacen que seamos mejores …

“¿Quieres aprovechar al máximo tu vida? Rodéate de esas personas que tienen la extraña virtud de sacar lo mejor de ti mismo.  (Pep Marí)

A lo largo de nuestra vida estamos continuamente relacionándonos con personas de todo tipo, unas nos aportan unas cosas, otras, en cambio, otras; unas nos sacan nuestro lado más bueno, otras, por el contrario, nuestro lado malo, lo importante es saber poner límites a las que nos puedan hacer daño y pasar el mayor tiempo posible con las que nos saquen lo mejor de nosotros .Parece fácil decirlo, pero en la práctica no es así, por lo general a casi todos en mayor o menor medida nos cuesta poner límites, ser asertivos y defendernos ante lo externo.

¿Quién no ha tenido relaciones con personas con las que hay que medir continuamente las palabras o tener cuidado con ciertas cosas, ya que se pueden ofender o molestar? o ¿quién no ha tenido relaciones con personas con las que no se tiene química o entendimiento? o ¿quién no ha tenido relaciones con personas que te absorben la energía y te cargan de negatividad? Lo ideal sería poder alejarnos de todas éstas y rodearnos de aquellos que saquen lo mejor de nosotros. Esto no es siempre posible, pero lo que sí es posible, es saber marcar límites y aprender a gestionarlas para que apenas nos afecten.  Si aprendemos a hacer ésto, viviremos con mucha más paz y tranquilidad.

Os animo a empezar a conocer primero cuáles son vuestros límites, ya que  las personas no los respetarán si no les  indicáis dónde están.  Esto os ayudará no solo a protegeros, sino a  tener una idea más clara de quiénes sois y cómo queréis ser tratados, y por tanto, os facilitará las relaciones con los demás.

“Es bueno darse cuenta que cada persona que te encuentras tiene un rol en tu vida. Algunos te ponen a prueba, otros te aman, unos te utilizan y otros te enseñan. Pero los realmente importantes son los que sacan lo mejor de ti mismo. Son esas personas poco comunes y extraordinarias que dejan huellas en tu vida y te recuerdan que este mundo aún vale la pena” 

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

La clave para que las cosas sucedan: “EL MOVIMIENTO”

La clave para que las cosas sucedan: “EL MOVIMIENTO”

El otro día en una reunión de emprendedores a la que asistí, conversando con un grupo de ellos, todos estuvimos de acuerdo que la clave está en “hacer las cosas”, es decir, proponérnoslas y sacarlas adelante, da igual que no estén perfectas, ya se irán matizando…¡no hay otra forma! ¿Cuántas personas se quedan sin hacer nada por esperar el momento ideal y la “máxima perfección”? Se podría decir que un incontable número de personas viven postergando sus metas y sueños por el simple hecho de “NO HACER” ya que quieren hacerlo a la “perfección”, y yo me pregunto ¿se puede mejorar algo que ni siquiera se ha hecho? Para perfeccionar algo primero tendrá que estar hecho, ¿verdad?

Leyendo a Alejandro Jodorowsky decía algo sobre esto:

Entre hacer o no hacer, siempre hay que elegir hacer, aun a riesgo de fracasar. Si esto ocurre, al menos obtenemos la experiencia. Si elegimos no hacer, vivimos frustrados…

Está claro que las cosas no se dan por sí solas, requieren un elemento fundamental: LA ACCIÓN, ¡es así¡ No hay otra manera. Si queremos que nuestros sueños/metas se cumplan debemos ponernos manos a la obra, PONERNOS EN MOVIMIENTO. No tenemos que hacerlo perfecto a la primera ¿cuántas personas que han alcanzado el éxito han fallado en sus inicios? Un ejemplo podría ser Henry Ford donde sus primeros intentos fracasaron hasta que consiguió convertirse en una de las marcas de coches más conocidas del mundo o Walt Disney que tampoco lo tuvo fácil en sus inicios, donde fue despedido por un periódico por falta de imaginación y buenas ideas. Después comenzó una serie de empresas que terminaron en quiebra y fracaso antes de construir Disneyland”.

Como podemos ver son dos claros ejemplos donde sus inicios no fueron fáciles ni lanzaron el producto “perfecto” pero se lanzaron, probaron y fueron modificando hasta que dieron con la clave.

Por eso, repito “La clave para que las cosas sucedan es ponernos MOVIMIENTO” . Podemos tener talento, capacidades y muchísimo conocimiento pero si no las ponemos en práctica NO sirven de nada. La acción es lo que hace que las cosas se den, se desarrollen, se mejoren, surjan oportunidades…

Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda. (Michael Jordan)

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

 

A palabras necias, oídos sordos

A palabras necias, oídos sordos

¿A quién no se le ha estropeado un día o unas horas por un mal comentario de alguien, una mala actitud hacia nosotros, o una crítica? Está claro que no podemos cambiar la actitud de los demás, pero lo que sí podemos hacer, es elegir, no caer en la provocación e ignorar los mensajes negativos que nos llegan de fuera. Hay que recordar que las críticas no pueden ofendernos, si nosotros NO LO PERMITIMOS. Desde que leí un cuento que habla sobre esto, siempre que recibo una crítica o un mal comentario lo recuerdo y me ayuda a que no me afecte. Hoy quiero compartirlo con vosotros, esperando que también os sirva como herramienta de defensa contra las críticas, comentarios o actitudes negativas.

Una cosa que quiero aclarar: esto se refiere a las críticas o comentarios no constructivos, otra cosa totalmente diferente es cuando recibimos críticas o comentarios constructivos con afán de ayudarnos, los cuales, sí habría que tenerlos en cuenta,  reflexionar sobre ellos y actuar en caso que lo consideremos necesario.

“Es gran virtud del hombre sereno oír todo lo que censuran contra él, para corregir lo que sea verdad y no alterarse por lo que sea mentira”J. W. von Goethe

El cuento con el título  “EL COLECCIONISTA DE INSULTOS” dice así:

Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación , esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla. Conociendo la reputación del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.

Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío. Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo. Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros. Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de SUS casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:

-¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El viejo samurai repuso:

-Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?

-Por supuesto, a quien intentó entregarlo -respondió uno de los discípulos.

-Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos añadió el maestro-. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.

Nadie nos agrede o nos hace sentir mal: somos los que decidimos cómo sentirnos. No culpemos a nadie por nuestros sentimientos. Somos los únicos responsables de ellos. Eso es lo que se llama asertividad.

Extraído del libro “La culpa es de la vaca”

¡Así que, cuando os suceda algo así, recordar aplicar las enseñanzas del maestro samurái!

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA

La casa imperfecta

La casa imperfecta

Los que me leéis desde hace tiempo, habréis notado lo que me gustan los cuentos que nos brindan un mensaje, hoy, precisamente, quiero mostraros un cuento llamado “La casa imperfecta”, extraído del libro “La culpa es de la vaca”, que había leído hace tiempo y lo volví a leer el otro día …  dice así:

“Un maestro de construcción ya entrado en años estaba listo para retirarse a disfrutar su pensión de jubilación. Le contó a su jefe acerca de sus planes de dejar el trabajo para llevar una vida más placentera con su esposa y su familia. Iba a extrañar su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera. 

El jefe se dio cuenta de que era inevitable que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera el último esfuerzo: construir una casa más. El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero se veía a las claras que no estaba poniendo el corazón en lo que hacía. Utilizaba materiales de inferior calidad, y su trabajo, lo mismo que el de sus ayudantes, era deficiente. Era una infortunada manera de poner punto final a su carrera. 

Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y le extendió las llaves de la puerta principal. “Esta es tu casa, querido amigo —dijo-. Es un regalo para ti”. 

Si el albañil hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, seguramente la hubiera hecho totalmente diferente. ¡Ahora tendría que vivir en la casa imperfecta que había construido!

¿Nunca os ha pasado deciros a vosotros mismos “Si lo hubiera sabido antes, lo habría hecho diferente”? Este cuento, nos invita a reflexionar sobre eso, es decir, que muchas veces vamos por la vida con el piloto automático puesto, sin poner lo mejor de nosotros mismos y sin darle importancia a ciertas cosas o decisiones que tomamos, siendo inconscientes del impacto que producen nuestros actos del presente sobre nuestro futuro.  

“El verdadero buscador CRECE y APRENDE, y DESCUBRE que siempre es el principal responsable de lo que sucede” ~ Jorge Bucay

Hay que vivir siendo consciente de que nuestros comportamientos, actitudes  y decisiones en la vida, irán construyendo y moldeando nuestro futuro.

El cuento nos invita a hacer un ejercicio de reflexión: Si tu vida fuera como “tu proyecto de casa”: ¿Cuál es tu “casa ideal”? ¿Qué tal llevas su construcción? ¿Está quedando como querías? …

Pensando que la vida es nuestro “proyecto de casa”,  actuando como si estuviésemos “construyéndola”, y haciéndonos responsables de lo que nos pasa, ya tenemos los materiales principales para construir “nuestra casa ideal”.

 

“Tú vida es tu proyecto, constrúyelo tú mismo”

 

BANNER NEWSLETTER MAS PEQUEÑA