El otro día hablando con una amiga, me comentaba, que se sentía un poco agobiada ya que sus colegas del trabajo habían organizado una quedada para ir a ver un concierto, y no sabía cómo decir no. A ella no le gustaba el grupo que tocaba y al mismo tiempo, tenía otro plan que le apetecía más.

Esto es algo muy frecuente que nos ha sucedido a todos en algún momento. ¿Quién no se ha visto en esa tesitura?, además cuando hacemos algo que realmente no  queremos, nos sentimos enfadados con nosotros mismos por no haber sabido decir NO.

Aprender a  decir no es fundamental ya que nos ayuda a enfocar nuestro tiempo hacia las personas  y actividades que son importantes para nosotros.

 “Sólo aprendiendo a decir “no” podemos centrarnos en las cosas que  realmente importan”— Steve Jobs

Hoy me gustaría hablaros de una técnica muy buena y fácil que nos ayuda a saber decir no , de una manera educada y sutil, haciendo que esa negativa sea recibida sin que parezca mal.  “La Técnica Sándwich”. 

Básicamente consiste en decir no añadiendo algo positivo delante y detrás para que no parezca tan negativo. Es decir, consiste en decir no, disminuyendo su carga  negativa mediante la empatía y el refuerzo positivo. 

La  técnica Sándwich se llama así porque las dos rebanadas de pan representan los mensajes positivos, mientras que el relleno representa el no.

TECNICA SANDWICH
Cogiendo el ejemplo de mi amiga, una posible respuesta aplicando la técnica sándwich  sería:

“Me parece un planazo lo del concierto, ya que es una  manera de vernos fuera del trabajo y hacer cosas diferentes, lo que pasa es que sinceramente ese grupo no me gusta y temo que se me haga larguísimo y me agobie.  Para el próximo plan me apunto fijo, ¡con lo bien que me lo paso con vosotros!  Mil gracias por invitarme y contar conmigo “

Siendo:

  1. Rebanada de pan 1 (mensaje positivo): Empezamos con un mensaje  positivo o de empatía. En este caso sería “Me parece un planazo lo  del concierto, ya que es una manera de vernos fuera del trabajo y hacer cosas  diferentes” 
  2.  El  relleno: el no (mensaje negativo):  “lo  que pasa es que sinceramente ese grupo no me gusta y temo que se me haga larguísimo  y me agobie” 
  3. Rebanada  de pan 2 (mensaje positivo): Terminamos con un mensaje  positivo, de empatía o de agradecimiento final.   “Para el próximo plan me apunto fijo, ¡con lo bien que me lo paso con vosotros! Mil gracias por invitarme y contar conmigo “ 

Como podréis apreciar, no es lo mismo dar un no directo,  que decir el no disminuyendo la carga negativa mediante la empatía y mensajes positivos.

Esta técnica también es utilizada  para dar feedback correctivo, es decir, hacer críticas sin que la otra persona  se sienta ofendida y de esta manera mejorar su rendimiento. De esto hablaré en  otro post.

¿Qué os ha parecido? Espero que os guste y le saquéis el mayor provecho a esta técnica.